La quinta de Don Mourglia

Son los primeros dias de diciembre de 2016.
Don Angel Mourglia se levanta en cuanto los primeros rayos del sol comienzan a iluminar su quinta. Desde el patio, con su mirada da una amplia recorrida a su alrededor. Observa la maduración que va teniendo el duraznero, el ciruelo y el manzano, le faltan apenas unos pocos días para poder cosecharlos. 

La higuera y el árbol de paltas esperan que llegue su época para poder brillar con sus frutos. Sobre un manto de césped bien cuidado,  las rosas se erigen en toda su hermosura, éste ha sido un año excepcional para las rosas, ha comentado su esposa Marta.  Más atrás, la quinta espera ansiosa que Don Mourglia la visite, para mimarla, para cuidarla, para brindarle todo su esmero.

Verduras que tiene en éste momento

Las plantas de maíz ya florecieron y los choclos tímidamente van apareciendo por dentro de sus hojas. Sus vecinas las papas dormitan sumergidas en la tierra custodiadas por las atentas acelgas que vigilan el entorno. De tanto en tanto aparece alguna planta de zapallito de tronco, quienes incansablemente siguen dando nuevos frutos a pesar de estar en plena cosecha.

Un par de ristras de cebolla cuelgan de la cercha del galpón, otras pocas plantas de cebolla todavía esperan a ser cosechadas antes que florezcan, si no es que ya es demasiado tarde.

Prolijas filas de zanahorias, remolachas y   de repollo compiten por llamar su atención mientras que a su lado afloran los brotes de boniato apenas crecidos tratando de igualar a sus pares adultos que se encuentran en el cantero contiguo. Al fondo, el verde intenso de las hojas de espinaca se confunden con las plantas de frutilla, que ya  rojizas comienzan a madurar. Algunas matas de orégano, cebolla de verdeo y albaca le dan armonía al entorno.

Verduras durante el resto del año

Si andan por Nuevo Berlin, no dejen de visitar a Don Mourglia y comprarle alguna que otra verdura. Utiliza de abono las propias hojas de las plantas que va cosechando, no utiliza agroquímicos.

Viniendo por la ruta de acceso a la villa, siguen derechito 4 cuadras y en la esquina se van a encontrar con su quinta. Su casa es de color naranja. Calle Uruguay esquina Flores. Teléfono 4568 2530.

Vale la pena visitarlo.