La sacrificada actividad del apicultor en las islas.

Una de las tareas más sacrificadas en el río Uruguay si las hay es la apicultura, para muchos es la extra economica previo a las fiestas.

Dentro del rubro que se desempeña en las islas que forman parte del area protegida de Esteros de Farrapos e Islas del Río Uruguay hay dos áreas, la primera de ellas es la casa de enjambres, actividad a la qué se dedican decenas de pobladores de la comunidad muchos sin estar ligados directamente a la producción de miel.

Otros practican ambas actividades, la primera es la captura de material vivo o enjambres qué lleva una preparación desde el mes de agosto en adelante con el apronte de cajones para poder colocarlos en las islas posteriormente.

En los meses posteriores comienza la enjambrazon, un fenómeno apícola natural en el que la abeja se propaga como especie, lanzando varios enjambres desde una misma colmena ya sea natural (desde un árbol por ejemplo) – o de un cajón de un apicultor.

Se calcula que en el archipiélago frente a las costas locales se instalan alrededor de 3000 cajones de 5 Marcos destinados a la captura de estos enjambres qué son de decenas de productores o cazadores.

Luego llega la época de la comercialización para quienes lo venden, otros se quedan con el material vivo para hacerlo crecer dentro de un cajón de mayor tamaño que es destinado para la producción de miel.

Cada año todos están pendientes de la valorización que tendrán los enjambres a la hora de ser comercializados rondando precios cercanos a los 20 dolares en algunas ocasiones.

Ya más cerca del final del año se acercan las extracciones de miel de quienes tienen apiarios instalados en las islas, un lugar paradisíaco para poder desarrollar esta actividad para las abejas, ya que la abundancia de floración es muy grande.

Cuando se completan las medias alzas, que son los cajones que se colocan sobre las colmenas que están destinados al acopio de miel, llega el momento de “la saca”, momento en que se extrae la miel de los cuadros hacia los tanques para después ser comercializada.

Este proceso lleva un gran despliegue, el apicultor debe contratar empleados que conozcan del tema y que le ayuden a sacar los cajones del colmenar para llevarlos a una planta de extracción habilitada en tierra firme.

Antes cuando las exigencias no eran muchas,  se armaba una precaria planta conformada con una máquina a manija y un desolador a cuchillos para quitar el operculo de los marcos.

Todo este movimiento es a una distancia prudencial de las colmenas para evitar el pillaje (el robo de las abejas de la miel de los cajones que el apicultor recién saco de las colmenas), el movimiento de las alzas es todo a mano desde el colmenar hasta la embarcación y de la misma hasta otro punto en la misma isla u otra.

Muchas veces hay que caminar entre enredaderas, bajar barrancas enormemente diferenciadas de la tierra firme a la altura de la embarcación,  todo ello con cajones que superan los 25 kilos cada uno acarreando decenas de ellos en cada “saca”.

Este año a diferencia de otros el precio no es muy bueno lo cual desmoraliza tras todo este trabajo a quienes se dedican a la producción de miel en condiciones tan sacrificadas de trabajo, en algunos años que son los menos se contó con buen precio lo cual le dio un mayor margen para poder comprar más material y fortalecer el capital con el que contaban o mejorar las herramientas de trabajo como la embarcación.

Pero  además de todos estos sacrificios muchas veces se debe luchar con las inclemencias climáticas con años que son de intensas lluvias, secas o incluso crecientes que dejan miles y miles de pesos en perdidas a cada productor.

Cabe destacar que la miel que se produce en las islas tiene particularidades muy importantes, está lejos de los impactos de la mano del hombre en lo que se refiere los químicos, tiene mejor sabor y calidad alimenticia según estudios de importantes laboratorios internacionales.

Sobre Alan Xisle 452 Artículos
Comunicador del noticiero en Nuevo Berlin Cable Canal.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*