El sol y la noche disputan por su protagonismo