Tomarse el tiempo para estar con uno mismo no tiene precio